Nació en París en 1803 fue la hija menor de los ocho hijos de un próspero mercero, por lo que socialmente perteneció a la burguesía acomodada. En la familia de Adélaïde no había antecedentes de miembros con interés sobre la pintura, pero siendo muy joven, ella sintió esa inquietud.

Autorretrato con dos alumnas (1785) las dos alumnas presentes son las luego pintoras Marie Gabrielle Caper y Marie Marguerite Carreaus de Rosemond 

No se conocen demasiados datos de su formación, ya que en aquel tiempo no se admitían alumnas en los talleres de pintura, ya que se afirmaba que ellas no eran capaces de seguir las enseñanzas como los hombres. Pero Adélaïde fue admitida en el taller de Grançoise-Elie Vicente, amigo de su familia, con el que aprendió las técnicas de la miniatura, y posteriormente, con su hijo Françoise-André, las de óleo.

Sus primeras obras se expusieron en la Académie de Saint-Luc, y después de que cerrara en 1776, lo hizo en el Salon de la Correspondance.

Con veinte años, se casó con Louise-Nicolas Guiard, del que se separó ocho años después, pero Adélaïde conservó el apellido Guiard, con el que sigue siendo conocida actualmente. Tras el divorcio y gracias a la calidad de su trabajo pudo ganarse la vida enseñando a pintar en su taller. Mientras estuvo casada con Guiard, también acudió a las clases de Quentin de la Tour donde aprendió la técnica del pastel.

En 1799 se casó con su antiguo maestro, y miembro de la Real Academia, Françoise-André Vincent y durante un tiempo firmó algunos de sus cuadros como “Madame Vincent”.

1787 Madame Victoire de France de Adélaïde Labille-Guiard, la galería perdida (Châteaux de Versailles et Trianon - Versailles, Île-de-France, Francia)

El 31 de mayo de 1783 Labille-Guiard fue aceptada como miembro de la francesa Real Academia de Pintura y Escultura. Otras tres mujeres, entre las que estaba Marie Louise Vigée-Lebrun, fueron admitidas  ese mismo día, pero hay que destacar que el nombramiento se realizó con cierta consternación por parte de algunos miembros masculinos.

 Retrato de Madame Victoire de France (1787)

(colección Châteaux de Versailles et Trianon – Versailles)

La aceptación de las mujeres creó una comparación entre las obras de las nuevas más que con la de los miembros precedentes. Las pinturas de Labille-Guiard y Vigée-Le Brun a menudo fueron comparadas por los críticos, siendo las opiniones más favorables, generalmente sobre Vigée-Le Brun, lo que no supuso ningún inconveniente para que Adélaïde siguiera produciendo con mayor ansia de superación. La obra maestra temprana de Labille-Guiard “Autorretrato con dos alumnas” se expuso en el Salón de París en 1785, pero a raíz del éxito de esa obra apareció un panfleto difamatorio que acusaba a la pintora de irregularidades éticas y sexuales.

 El mecenazgo de la tía de Luis XVI de Francia, la princesa María Adelaida, le reportó a Labille-Guiard una pensión gubernamental de 1000 libras, y encargos para pintar a la propia aristócrata, a su hermana Victoria-Luisa, y a Isabel, la hermana del rey. El retrato de Adelaida, expuesto en 1787, fue la obra más grande y ambiciosa de Labille-Guiard hasta aquella fecha. En 1788 recibió un encargo del hermano del rey (el futuro Luis XVIII de Francia), para pintar una gran obra de temática histórica “Réception d’un chevalier de Saint-Lazare par Monsieur, Grand maître de l’ordre”.

Estas conexiones reales hicieron de Labille-Guiard una persona políticamente sospechosa después de la Revolución Francesa y en 1793 se le ordenó destruir algunas de sus obras, incluyendo el encargo inacabado del hermano del rey. Sin embargo, Adélaïde estaba lejos de ser conservadora, usando una paleta sobria y sombría, había retratado a sus niñeras en poses relativamente informales y francas, las mujeres que aparecen en sus obras son activas y lo demuestran en su actitud y en los objetos con los que posan. A raíz de clientes entre los líderes revolucionarios, incluido Maximilen de Robespierre.

A pesar de la adversidad existente, Labille-Guiard fue una activa promotora de los derechos de las artistas y una docente exitosa. A principios de la década de 1790 hizo campaña para que la Academia se abriera a la admisión general de las mujeres y tres años más tarde obtuvo acomodo como artista en el Louvre, lo que supuso el alivio de una nueva pensión de 2000 libras. Por otra parte, continuó exponiendo retratos en el Salón hasta el año 1800 sólo tres años antes de su fallecimiento.

La producción pictórica de Adélaide Labille-Guiard se centró en aspectos históricos, pero sobre todo abunda más en los retratos. En ellos son frecuentes la espontaneidad del modelo y el empleo de la luz.

Retrato de Madame Adelaida, tía de Luis XVI (1787)

Entre otras colecciones públicas, obras de Adélaïde se encuentran: el Museo Getty, Museos de Arte de la Universidad de Harvard, la Academia de Artes de Honolulu, Museo de Arte Kimbell (Fort Worth, Texas), el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, el Louvre, el Museo Metropolitano de Arte, el Museo Nacional de Mujeres Artistas (Washington D.C.), el Museo de Arte Speed (Kentucky) y en el castillo de Versalles entre otros.

Adélaïde Labille-Guiard falleció en París en 1803 y su lucha en favor de los derechos de las artistas quedó fijada en la obra de la que fue su alumna Marie-Gabrielle Capet Atelier of Madame Vincent » de 1808.

https://es.wikipedia.org/wiki/Ad%C3%A9la%C3%AFde_Labille-Guiard