cristina garcia roderoNació en Puertollano (Ciudad Real) en 1949, hizo su primera fotografía a los 11 años con la vieja cámara de su padre porque, según comentaba, quería hacerlas como las que veía en las revistas de moda francesas que leían sus hermanas.  Con 17 años realizó su primer proyecto que tituló “El día del voto”, una fiesta popular de gran tradición y repercusión socialen su pueblo natal.

En 1970 se graduó en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos y dos años más tarde se licenció en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid en la especialidad de Pintura. Desde esa época continuó con la afición que ya había despertado en su infancia sobre la fotografía, pero en esos momentos con el bagaje de su experiencia y formación universitaria. Paralelamente comenzó su carrera docente, en 1974 impartiendo clases en las dos instituciones en que se había formado: inmediatamente Dibujo en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y en 1983 Fotografía en la Facultad de Bellas Artes o, actividad que continuó ejerciendo hasta el año 2007 y que, pese a su entrega, debió abandonar por motivos de salud.

En 1973, recibió una beca concedida por la Fundación Juan March que le permitió dedicar su tiempo a investigar y fotografiar las fiestas populares y tradicionales – religiosas y paganas – principalmente en España,  y en la Europa mediterránea. Proyecto que culminó en su libro “España Oculta”  realizando más de 850 reportajes  entre 1973 y 1988 a lo largo de toda la geografía española y que fue publicado en 1989. Con este proyecto su nombre comenzó a sonar en los círculos más influyentes de la fotografía española y comenzó una sucesión de reconocimientos que no sigue cosechando hasta hoy.

Ganó el “Libro del Año” en el Festival de Fotografía de Arles y el prestigioso Premio W. Eugene Smith Foundation de Nueva York. “España Oculta” está catalogado como una publicación de gran valor documental y antropológico, y por supuesto artístico, debido tanto a la calidad impresionante de sus fotografías,  sus personalísimos registros visuales y sus originales acercamientos a los seres humanos. El valor documental y etnológico de ese trabajo es considerable, pero la calidad estética de su fotografía hace que sea más que un simple catálogo visual de esa parte de la población (en blanco y negro) que tanto caracteriza la época y el país. Cristina se ha sumergido en las culturas y las vidas de las gentes, sus dichas y sus desgracias y así nos las muestra.cristina garcia rodero2

“Entre el cielo y la tierra” es un trabajo basado en el registro de festivales, de música, de sexo y de erotismo. Sitios para divertirse, mostrarse o amarse.

España Oculta

Como ella misma dice, en este sentido ha realizado multitud de fotografías, desde los hippies en Texas, al Love Parade de Berlín, otros por el sur de Francia, América, el Caribe, pero especialmente en Haití pudo documentar gráficamente sorprendentes rituales vudú de una gran violencia visual, produciendo una serie de retratos expresivos y escenas conmovedoras.

Los rituales en Haití (Saut d´Eau) fueron mostrados por primera vez en la Bienal de Venecia de 2001, una serie cargada de expresividad, fuerza e intencionalidad profunda, pero García Rodero nunca ha sido considera fotógrafa de prensa debido a que su trabajo ha estado siempre respaldado por su actividad académica. De su producción destaca la utilización del blanco y negro para las fotos más íntimas y personales, y el color en las que buscó más objetividad.

Ha sido la primera española que ha entrado a trabajar con la agencia fotoperiodística Magnum (en esos momentos tampoco lo había conseguido ningún fotógrafo). La trayectoria de Cristina está plagada de premios, desde que en 1983 recibió el Premio Planeta de Fotografía por el conjunto de su obra, Premio Nacional de fotografía del Ministerio de Cultura en Madrid, y premio Forum Iberoamericano de Fotografía de la Habana, ambos en 1996. El Premio FotoGranPrix de Barcelona, de 1997. Premio Bartolomé Ros a la mejor trayectoria profesional española en fotografía de Madrid y Premio Godó de Fotoperiodismo 2000, otorgado por la Fundación Conde de Barcelona, entre otros muchos.

cristinagarcia rodero.macedonia1999Campo de Refugiados en Macedonia (1999)

Refiriéndose a “España Oculta”, comentó:

“Intenté fotografiar el alma misteriosa, verdadera y mágica de la España popular, con su pasión, el amor, el humor, la ternura, la rabia, el dolor, con su verdad; y los momentos más intensos y plenos en la vida de los personajes, tan simples como irresistibles, con toda su fuerza interior, en un desafío personal que me dio fuerza y comprensión y en el que invertí todo mi corazón.

Siempre he ido a lo que salga, a la aventura. Siempre sola. El viaje para mí es descubrimiento, conocimiento; poder compartir, ser testigo. Es regresar con un tesoro: traer imágenes que estén a la altura de lo vivido y hacer de eso una obra personal que te defina como creador y como persona, que es a lo que todos aspiramos.”

Cristina García Rodero ha sido premiada en la edición 2017 de PhotoEspaña por toda su trayectoria coincidiiendo con su exposición “Lalibela. Cerca del cielo” en la Sala Fernando Fernán Gómez del Centro Cultural de la Villa de Madrid.