Teresa Margolles Sierra nació en 1963, en la ciudad de Culiacán, Sinaloa (México) lugar que es reconocido como cuna de capos del narcotráfico mexicano y un lugar atestado por el crimen organizado, según ha explicado la propia Teresa en alguna entrevista.

Cuenta que durante su infancia tropezaba constantemente con animales muertos por la calle. En especial recuerda a un caballo y el proceso de descomposición de su cadáver. Una tarde, explica, cogió una piedra y la tiró sin dilación sobre el vientre del animal, que se abrió dejando escapar decenas de polillas. Fue el punto de arranque de su trabajo.

Estudió Arte en la Dirección de Fomento a la Cultura Regional del Estado de Sinaloa (DIFOCUR), en 1990 se diplomó en Medicina Forense en el Servicio Mexicano Forense y más tarde, en 1995, estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Desde 1990 trabajó como voluntaria en una casa-postmortem en Ciudad de México donde todos los días veía cadáveres, en su mayoría anónimos, víctimas de crímenes violentos, cadáveres que, con frecuencia, desaparecen en fosas comunes.

Fue dentro de la morgue -explica Margolles- donde el cuerpo se convierte en un cuerpo social.

La obra de Margolles es conocida en el panorama del arte contemporáneo internacional desde los años 90 por su denuncia explícita de la violencia y especialmente a partir de mediados del 2000 por su investigación sobre las profundas huellas que ésta deja en familias, comunidades y ciudades.

Muro Baleado (2006)

Una de sus primeras instalaciones muestran un conjunto escultórico en el que muestra el cuerpo momificado de un caballo erecto y un lúgubre carrusel en que están acoplados los cuerpos de potrillos nonatos.

 En 1990 fue cofundadora del colectivo artístico Proyecto SEMEFO (siglas del Servicio Mexicano Forense). A través de diversas obras performativas e instalaciones, el proyecto SEMEFO se dedicó a la exploración de los fluidos corporales, los objetos utilizados en el proceso forense, las pertenencias de los cuerpos y los cuerpos mismos, como materia esencial para tratar la violencia social y la muerte en México. De este periodo es emblemática su obra Lengua una lengua de un joven punk asesinado. La lengua del joven perforada por un piercing fue expuesta como una de las obras de arte más reconocidas de Margolles.1336cea92ad8e5b349ce7a7b68e294b1.jpg

Parte de su trabajo se concentra en recolectar imágenes, materiales físicos, material orgánico y objetos que hacen referencia a las interacciones humanas, los rastros de vida, los restos y las huellas que deja la violencia.

En el 1994 realizó su primera exposición individual “Lavatio Corporis” en el Museo de Arte Carrillo Gil, en la que utilizó restos de fetos y cuerpos de caballos.

Lengua (2000)

En el 2006, con la decisión por parte del estado de militarizar la guerra contra el narco, las cifras de asesinatos se dispararon brutalmente y Margolles pudo ver que ya no necesitaba ir a la morgue, sino que podía ir a recoger los materiales con los que empezó a trabajar en las calles, los cadáveres se encontraban a su disposición en pleno espacio público.

Dos años más tarde, denunció los feminicidios en Ciudad Juárez presentando “Sonidos de la muerte”, una instalación sonora con audios grabados en el lugar en el que el cuerpo de una mujer asesinada fue encontrado. En el 2009 en la Bienal de Arte de Venecia intervino el Pabellón de Estados Unidos tapiando puertas y ventanas con telas empapadas en la sangre de personas ejecutadas en la frontera entre EEUU y México.

“Muro baleado” es una instalación con 115 piezas de block con intervenciones de bala. La obra forma parte de la colección permanente del Museo Tamayo de Ciudad de México.

En 2017 presentó en PhotoEspaña un nuevo trabajo titulado “Pistas de baile”, una serie de fotografías reivindicativas con los derechos de la comunidad LGTB de México y, también, de denuncia de la violencia a la que está sometido el colectivo.

Teresa Margollles ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, ha recibido distintos premios y reconocimientos a su obra, en el 2012 representó a México en el Festival de Adelaida, en Australia.y recibió el Premio Príncipe Claus que otorga la Fundación Príncipe Claus en Países Bajos. Recientemente ha recibido la Mención especial en la Bienal de Arte de Venecia.

A la muerte no se le tiene miedo, sino a la forma de morir.

https://es.wikipedia.org/wiki/Teresa_Margolles