Úrsula Forment, nació en Valencia, presumiblemente en el año 1501. Fue hija del escultor Damián Forment que se casó en Valencia con Jerónima Alboreda en 1499, la pareja tuvo cuatro hijas, la mayor de ellas fue Úrsula, a la que siguieron Magdalena, Isabel y Esperanza.

Después de que Damián realizara diversos trabajos en Valencia, el retablo mayor de la Colegiata de Santa María la Mayor de Zaragoza y Retablo mayor de la catedral-basílica del Pilar, la familia Forment se instaló en Huesca en 1521, concretamente en la plaza de Pedro Fernández muy cerca de la catedral, donde también quedó instalado el taller de escultura. Su fama se había ido extendiendo por toda la Corona de Aragón, lo que supuso la contratación de nuevas obras que le obligaron a ausentarse de la ciudad en numerosas ocasiones. En su ausencia Jerónima y Úrsula fueron las encargadas de inspeccionar y supervisar los trabajos que iban produciéndose. El taller contó con unos 10 ayudantes, que resultó ser un número insuficiente para realizar el retablo mayor oscense en el plazo acordado con el cabildo.

Se cuenta que el taller de Forment se convirtió en un nido de rencillas, robos, envidias y en consecuencia de pleitos que amargaron la vida del maestro. El hecho más doloroso de todos fue el intento de violación de Úrsula por parte de su criado Esteban Solorzano,  mozo aprendiz en el arte de la imaginería.Resultado de imagen de retablo damian forment huesca

“Inducido por el diablo, tomó por fuerza y con violencia a una llamada Úrsula Forment, doncella hija de Damián y Jerónima Forment, y a aquélla quiso forzar y corromper por fuerza y contra la voluntad de ella. Y lo hiciera sino por razón que a los gritos y voces que ella dio acudieron otros criados y maestre Damián y Jerónima Forment, por los cuales Úrsula fue librada de sus manos, y lo hicieron saltar por los tejados de casa a cuchilladas. Solórzano (que, efectivamente, salió de casa de Forment sin haber concluido el tiempo acordado de aprendizaje) acusaba a su vez a Ximénez de haber robado al maestro muchas herramientas y tres muestras, entre otros bienes.” (*)

Retablo mayor de la catedral de Huesca.

Damián Forment (1521-1533)

Damián, en el retablo de la catedral de Huesca, retrató a su hija Úrsula antes de su boda, celebrada en la propia catedral en 1527. Llevó de dote un total de 26 000 sueldos en ropa y pagos fraccionados, más una casa en San Pablo de Zaragoza y otra en la calle de San Vicente de Valencia, además de una esclava negra que la familia poseían y durante mucho tiempo después aún se habló en Huesca de esa boda como de una gran fiesta. Este patrimonio asignado prueba la posición económica alcanzada por el artista.

Úrsula, fue la favorita del maestro y aunque el dato no está definitivamente documentado, parece que colaboró activamente en la creación de las obras del taller y qué, como signo de agradecimiento a ese trabajo, fue la única de las hijas del escultor inmortalizada en el sotabanco del retablo de la catedral de Huesca, precisamente en el lado opuesto al autorretrato que Forment realizó en el lado derecho, como firma de autor. Este gesto ya lo había utilizado previamente con el retrato de su mujer en el de El Pilar de Zaragoza.

Resultado de imagen de retablo damian forment huesca sotabancoLa joven está representada de perfil, alhajada con pendientes y un collar de perlas, peinada con un tocado a base de trenzas que sigue la misma pauta decorativa que el medallón de su padre. Está rodeada por una guirnalda de flores y frutos; y en la parte inferior se encuentra un gato y un ratón, simbología que no se ha terminado de descifrar.

Detalle del sotabanco del retablo con los retratos de Úrsula y Damián abajo a la derecha y a la izquierda

La vida de Úrsula no fue tan feliz como su padre hubiera querido. Tal y como se ha comentado anteriormente, en 1527 se casó con Juan de Osso, infanzón de Calaceite y domiciliado en La Codoñera, un municipio de la provincia de Teruel, abandonando con ello la actividad del taller. Poco le duró la felicidad, ya que Osso fue asesinado en 1534. Más tarde Úrsula se volvió a casar con un rico mercader de Alcorisa llamado Bartolomé García.

Úrsula Forment fue la hija predilecta de Damián, posiblemente trabajó activamente como escultora en sus talleres de Zaragoza y Huesca.

(*) Proceso criminal contra maestre Sebastián Ximénez, escultor (1548) https://docplayer.es/81687520-Equipo-de-redaccion-retablo-de-la-catedral-de-huesca.html

 

https://www.elviajedelalibelula.com/single-post/2017/09/19/El-retablo-mayor-de-la-catedral-de-Huesca-una-magn%C3%ADfica-obra-de-Dami%C3%A1n-Forment

http://www.papelesfedericorevilla.org/melibea/forment.htm

http://www.man.es/man/dam/jcr:837b9f88-2776-4497-b5b1-43d727dc15f0/2019-escultura-austrias.pdf