María del Carmen Millares Sall, conocida como Jane Millares, era una niña de salud frágil que nació en 1928 en Las Palmas de Gran Canaria. Fue hija del matrimonio formado por Dolores Sall y Bravo de Laguna y el poeta Juan Millares Carló, un liberal represaliado por la dictadura, juntos formaron una auténtica familia de artistas. Jane es hermana de los pintores Manolo y Eduardo Millares, de los poetas José María y Agustín Millares y del timplista Totoyo Millares. Se casó a los 16 años con el periodista Luís Jorge Ramírez y fue madre de cuatro hijos.

Retrato realizado por Tomás Gómez Bosch en 1944

Como todos sus hermanos Jane es autodidacta, recibió la formación básica de la mano de su padre, pues la precaria economía familiar, en un entorno empobrecido por la guerra, no le permitió pagar por su educación.

Siempre sensible al mundo que la rodeaba, cayo varias veces en una depresión, especialmente cuando falleció su padre y más tarde por la pérdida de un hijo de tres meses. Explorando lo atávico, lo simbólico o las formas sin referente, Jane expuso los signos de expresión del dolor o inventaba un refugio para blindarse frente a él.

Jane ejerció una comprometida labor social a lo largo de toda su carrera y participó activamente en la defensa del patrimonio natural y cultural de las Islas Canarias, así como en la demanda de una mayor atención a los sectores sociales más desfavorecidos. Entre otras causas defendió la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, a través de sus pinturas, además de manifestaciones públicas, escritos y entrevistas.Imagen relacionada

Los faroles (1960)

En 1955 tuvo lugar su primera exposición individual en el Museo Canario de Las Palmas y esto la llevó a encontrar su lugar en la historiografía del arte regional, pues fue la primera mujer en exponer en solitario en las islas. Tras un breve periodo experimental en el que pintó bajo un lenguaje más afín a las corrientes post-expresionistas e incluso a los fauves, pronto definió su propio estilo dentro de lo que se ha pasado a denominar post-indigenismo y puede ser considerada como la única pintora partícipe del movimiento artístico indigenista en Canarias.

Dentro del Indigenismo canario, tiene importancia la obra de Jane titulada “Los faroles” muestra una composición geométrica que nos sitúan en un espacio nocturno en el que los faroles que portan las mujeres provocan y acentúan los contrastes. Son figuras que evocan la fuerza y la grandeza de la mitología griega.

Imagen relacionadaPese a la sociedad en la que le toca vivir, de familia intelectual y de izquierdas perseguida por la dictadura franquista y la mediocridad cultural de algunos círculos de poder, y en un entorno social abiertamente machista. La intensidad que emite la obra de Jane, no fue aceptada como la obra de una mujer, por lo que durante décadas no se supo interpretar.

El viento (1957)

Jane Millares se abrió paso sin apenas estudios en el mundo del arte, con una decidida vocación y sensibilidad, y con una intensa actividad creativa. Construyó una nueva manera de representar a las mujeres canarias, promoviendo la deconstrucción de los arquetipos femeninos tradicionales, tal y como cuenta la historiadora Yanira Hermida Martín, en su tesis “Isleñas en la obra de Maruja Mallo y Jane Millares: Propuestas de nuevas identidades y representaciones feministas desde las fronteras occidentales”.

http://www.sanmartincontemporaneo.com/videos_int.php?n=104

http://www.janemillaressall.com/

https://www.pressreader.com/spain/la-vanguardia-culturas/20190309/281758450601297

https://conlaa.com/los-faroles-jane-millares-sall/