Ángeles Marco nació en Valencia en 1947, estudió en la Facultad de Bellas Artes de San Carlos y obtuvo el doctorado en 1987 en la que fue profesora desde 1989. Durante dos décadas compaginó la docencia con la creación escultórica. El hierro se convirtió, a lo largo del tiempo, en su material preferido aunque también trabajó el caucho, el cristal o la cera.

Ángeles es uno de los grandes referentes de la escultura moderna en el País Valenciano y en España. Personal e innovadora, abrió caminos y nuevos lenguajes tanto en su obra como en su labor pedagógica, generando influencia en toda una generación de jóvenes artistas que se dedicaron a la escultura. Por ello es una de las más importantes de la generación de creadores que protagonizó la renovación de la escultura en España entre las décadas de los años ochenta y noventa del siglo XX. Vinculada a los principios teóricos del postminimalismo y el arte conceptual internacional, su figura y su legado no han sido suficientemente estudiados desde su fallecimiento.

El reconocimiento al trabajo de Ángeles Marco se basó en  un principio en su producción de pequeñas piezas escenográficas cuya acentuada perspectiva alteraba la percepción visual y conceptual del espacio. Pero su trabajo evolucionó hacia un planteamiento más ambicioso de esa equivocidad perceptiva y simbólica, a través de piezas que concretaban campos de evocación formal y funcional más extensos o, mejor dicho, que abrían en dichos campos situaciones de inestabilidad y contradicción.

Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid)

 Uno de los núcleos más poderosos dentro de su producción es la serie “Salto al vacío” que realizó entre 1986 y 1989, en la que aparecen palancas o pértigas desafiantes, formas que llevan, según dejó constancia la propia artista, hasta un territorio desconocido y sobrecogedor

«haciéndonos vulnerables, víctimas de nuestro propio vuelo imaginario. Se trata no tanto de alegorizar el suicidio cuanto de subrayar la libertad de elección en la experiencia vital, la extraña seducción que nos lleva a «desear la caída».

Realizó exposiciones individuales en Arco (Feria Internacional de Arte Contemporáneo), el Centro del Carmen, el museo de Arte Contemporáneo de Madrid y en la galería Leonarte de Valencia.

En el 2018, con motivo del 40 aniversario de la Constitución española, su escultura “Serie Suplemento, Sin título VII” de 1990 fue seleccionada entre las obras procedentes del Museo Centro de Arte Reina Sofía para estar representada en la exposición “El poder del arte”. Esta exposición se ubicó, por primera vez, en los edificios del Congreso de los Diputados y del Senado.

Detalle de «Desembocadura» (1986)

“Desembocadura” (1986)

Detalle de la exposición en el IVAM 

La escultora dejó buena muestra de su maestría en las colecciones de la Diputación de Valencia y Alicante, la Caja de Ahorros de Valencia, el Museo de arte contemporáneo de Madrid, el IVAM, el Museo de Bellas Artes de Málaga y la Universidad Politécnica de Valencia.

 

Obtuvo el Premio Alfons Roig de la Diputación de Valencia en 1988 y en este mismo año el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno) le dedicó una de sus grandes exposiciones “El taller de la memoria” a la que seguiría, en 2001 “Trípodes oblicuos y conos” en la Universidad Politécnica de Valencia (que se encuentra ubicada en el Campus Escultórico de Vera).

Ángeles Marco falleció en 2008 a los 61 años, en Valencia

https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81ngeles_Marco