Nació en Cleveland, Ohio (Estados Unidos) en 1926, pero un año más tarde su familia se mudó a Chicago, donde creció. Después de graduarse en la New Trier High School, estudió en la Escuela del Instituto de Arte de Chicago, pero siguió con su formación ya que continuó estudios de pintura en París en la École Nationale Supérieure des Beaux-Arts y en el Atelier de Andre Lhote, uno de los primeros pintores, maestros y críticos cubistas. Poco después de su regreso a Estados Unidos en 1950, se casó con Leon Golub, y los dos artistas se establecieron en Chicago.

Spero y Golub vivieron y pintaron en Italia, mientras criaban a sus dos hijos. Ambos estuvieron igualmente comprometidos en explorar una representación de la forma humana, con sus narrativas y resonancias históricas artísticas, incluso cuando el expresionismo abstracto se estaba convirtiendo en el idioma dominante en el mundo del arte.

En Florencia Nancy se sintió intrigada por el formato, el estilo y el estado de ánimo de los frescos y sarcófagos etruscos y romanos que influirían en su trabajo posterior. El tercer hijo de Spero nació en París, y durante este período pintó una serie titulada Pinturas negras que representan temas que incluyen madres e hijos, amantes, prostitutas y formas híbridas de humanos y animales.

La pareja regresó a Nueva York en 1964 en plena efervescencia social. La guerra de Vietnam estaba en su apogeo y el movimiento por los derechos civiles había estallado y Nancy sintió el impulso de representarlo. Afectada por las imágenes de la guerra, transmitidas todas las noches en la televisión, los disturbios y la violencia evidente en las calles; comenzó su serie “Guerra “en la que trabajó durante cuatro años. Se trata de obras de pequeño formato: gouache y tintas sobre papel, ejecutados rápidamente, que representaron la obscenidad y destrucción de la guerra.

Maypole: Take No Prisioners (2007)

Su lenguaje, a diferencia del arte conceptual, es obsceno y concretamente en esta serie incluyó textos manuscritos a modo de grafito, prestando a su trabajo un tipo de corporeidad diferente, que la distancia de los discursos oficiales del momento. Al unir texto e imagen y la utilización de largos rollos de papel pegados de extremo a extremo, rompió con la presentación formal de las obras, el medio y la escala de las pinturas enmarcadas.

Aunque sus rollos pintados y collages fueron de carácter homéricos tanto en alcance como en profundidad, la artista evitó la grandiosidad en contenido y en estilo, confiando en cambio en la intimidad y la inmediatez, al tiempo que revelaba el continuo de realidades políticas impactantes que subyacen en los mitos perdurables.

“Para mí, las palabras habladas eran parte del cuerpo, como si fuera lo que fuera lo que intentaba pintar, y mi propia conciencia del dolor. y el enojo, puedes llamarlo la destrucción del yo, era una parte integral, esa dualidad. Las cosas se dividen justo en el medio, lo cual me interesó mucho en ese momento de mi vida “Vista de sala de la exposición. Nancy Spero. Disidanzas, 2008

Vista de sala de la exposición. Nancy Spero. Disidanzas (2008)

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Spero fue activista y pionera feminista, luchó contra la infrarrepresentación de las artistas en museos y galerías. Fue miembro de Art Workers’ Coalition y del Women Artists in Revolution participando en acciones y protestas para exigir la paridad entre hombres y mujeres en las instituciones estatales. Formó parte también de Ad Hoc Committee of Women Artists grupo que en 1972 creó la primera Galería cooperativa de mujeres artistas de Estados Unidos, de la que fue fundadora.

En este periodo se percibe una transición en su obra y su interés en volcarse en la representación de figuras femeninas, desarrollando un vocabulario visual de imágenes tomadas tanto del arte antiguo, medieval y moderno como de la publicidad de revistas del siglo XX.

En el 2007, mientras se desarrollaba la guerra de Irak, Spero fue seleccionada en la Bienal de Venecia con la obra “Maypole: Take No Prisioners” denunciando al gobierno estadounidense. Spero tomó 200 de sus dibujos que representaban cabezas humanas y los llevó a la tridimensionalidad. En medio del espacio se levantó un tubo de 10 metros del que colgaron las cabezas sangrantes impresas en placas de aluminio. Una obra que también pudo verse más recientemente en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla donde denunció las atrocidades cometidas por los regímenes dictatoriales sudamericanos contra las mujeres, junto a “Let the Priests Tremble…”, una instalación en la que se reflejó la profunda relación de Nancy Spero con la escritura femenina de autoras como Hélène Cixous o Julia Kristeva.

Artemis, Goddess and Centaur (1983) Colección MoMA

En el 2008 el Museo Reina Sofía de Madrid acogió la exposición “Nancy Spero. Disidanzas”, la retrospectiva más amplia realizada en Europa de la artista con 178 obras. Una muestra muy completa ya que incluyó, desde piezas procedentes de sus años de estudiante en el Art Institute de Chicago, que nunca antes habían sido mostradas al público, hasta sus últimas instalaciones monumentales y su última presentación en la Bienal de Venecia.

Fue su última exposición, Nancy Spero murió un año más tarde de insuficiencia cardíaca en Nueva York.

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Nancy_Spero