Nació en Sabadell (Barcelona) en 1950. Estudió en las Escolapias de Sabadell y al acabar el Bachillerato, cursó estudios en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona.

Miralles se ubica dentro de la primera generación de artistas conceptuales de Cataluña. Dentro de esta corriente había un sector abiertamente politizado y otro de carácter más matérico, de donde empezó a formar parte a partir de 1972. En el grupo se quiso abolir el concepto de taller como espacio de trabajo artístico para vincular arte y vida, y trabajar con más libertad en otros entornos.

La obra de Fina Miralles está marcada por una fuerte vinculación con la naturaleza y por un interés en la dicotomía entre lo natural y lo artificial. Por un lado, trabajó dentro del propio entorno natural, por otro, empleó los materiales de la naturaleza sin ninguna transformación esteticista, de manera que se dé una equivalencia entre propiedades físicas del material y su valor plástico.

Dentro de esta línea son destacables sus obras “Naturaleza muerta, Naturalezas Naturales y Traslaciones” de 1974 y “Relaciones” de 1975. Alrededor de esta época, realizó algunas obras en las que trata de establecer relaciones entre el arte conceptual y la tradición popular catalana. Como ella misma dice

el arte debe volver a estar junto al pueblo (…) aunque esto nos suene demagógico es la única salida, si el arte quiere tomar parte en la reestructuración de los conceptos más básicos de nuestra sociedad. “

Relaciones. Relación entre el cuerpo y los elementos naturales. El cuerpo cubierto de paja (1975)

Colección MNCARS. Madrid

A partir del año 1975, Fina generó una obra más relacionada con las problemáticas sociales del momento. Dicha obra es fruto de un período histórico convulso: terminó el franquismo y a partir de 1977 se legalizaron los partidos políticos, nació la Asamblea Nacional de Cataluña, así como otras asambleas democráticas de artistas y de la sociedad civil. La obra de Miralles cobró una carga política mucho más pronunciada que hasta entonces, reflexionando en torno a los poderes totalitarios, las estructuras sociales patriarcales, la muerte o la violencia. De este periodo son representativas las obras “Triángulo de poder y muerte” de 1976 y “Triángulo sobre cuadrado” 1977, entre otras.

Paisatge

Paisatge (1079) Fundación Miró. Barcelona

Aunque recibió una formación artística tradicional, en su primera etapa tuvo una necesidad de dejar de lado el entorno ” irrespirable ” de la academia para buscar nuevos medios de expresión artística. Sin embargo, a partir del año 1979, volvió a la pintura, trabajó con el cuadro más como objeto que como imagen, y sus piezas se caracterizan por un carácter fuertemente matérico, empleando recursos como el ensamblaje o el trabajo con el propio soporte, haciendo que la tela o el bastidor sean más significativos que la representación.

A partir de 1983 la pintura de Miralles se vuelve más figurativa, revisando temas clásicos como el paisaje y el retrato. Realiza numerosos viajes y, finalmente, abandona el mundo del arte profesional, tomando la pintura como una cuestión vivencial, al margen del mercado y de los circuitos institucionales.

En el 2018 su fotografía “Translacions. Dona-Arbre” (Translaciones. Mujer-Árbol) de 1973, formó parte de la exposición “El poder del arte”, organizada con motivo del 40 aniversario de la Constitución española.

Actualmente Fina Miralles reside en Cadaqués (Gerona).

https://es.wikipedia.org/wiki/Fina_Miralles_Nobell

https://www.finamiralles.com/