Nació en Chicago Illinois (Estados Unidos) en 1984 y proviene de una familia cubana. Asistió a Glenville State College, una universidad pública en Glenville, West Virginia.

Realizó su primera exposición individual, titulada “Black Imaginary to Counter Hegemony”, en el Simard Bilodeau Contemporary de Los Ángeles.

Desde niña se sintió fascinada por las representaciones artísticas, especialmente por las obras de los maestros del Renacimiento, pero nunca pudo identificarse porque representaban principalmente una jerarquía masculina blanca y una mujer subordinada e idealizada, inmersa en la concepción eurocéntrica de la belleza. Por lo que desde que comenzó su carrera artística, la principal preocupación de Rosales se ha centrado en el empoderamiento de las mujeres negras en la cultura occidental.

Rosales trabaja con la representación de heroínas negras como tema principal de su pintura, dice que la religión y el poder van de la mano y los colonos usaron la religión para manipular y controlar, explica que la idea de que un cielo eurocéntrico dominado por hombres blancos es lo que la gente ve y que todos crecemos, hasta el punto de que se les asigna un valor tan alto.

Este punto de vista le hizo sentirse excluida del mundo del arte y es la fuente de inspiración de sus pinturas. Espera poder sensibilizar y dar a las mujeres de color “obras de arte que reflejen una belleza que ha sido ignorada durante tanto tiempo.

La artista está totalmente abierta al flujo y reflujo de la sociedad contemporánea, que busca reimaginar en nuevas formas de belleza estética. Los cuerpos femeninos negros de sus pinturas son el recuerdo de sus ancestros expresado para sanar y promover el amor propio, relacionado con su fondo multicultural afrocubano. Las creaciones etéreas a las que da a luz en el lienzo son sinónimo de empoderamiento femenino y aceptación cultural, con las que ha lidiado.

The creation of God (2017)

Para dar profundidad etérea en sus obras, como la expresión de su mundo espiritual, Harmonía utiliza tonos azul y plata agregados a la piel que crean un brillo luminiscente natural contra un fondo a menudo en contrastante y ello acentuado con el dorado de metales y óxidos que proporcionan con las texturas un equilibrio compositivo.

Una de sus obras más conocidas es “El nacimiento de Oshun” una pintura al óleo que reinventa la obra de Sandro Botticelli “Nacimiento de Venus”  Venus es reemplazada por Oshun, la diosa yoruba de la fertilidad, la sensualidad y la prosperidad. En “The Creation of God” del 2017 recrea la pintura cumbre de Miguel Ángel mostrando a Dios y a Adán como mujeres negras.

Algunas fuentes han descrito “La creación de Adán” como de belleza indescriptible al mostrar el dedo de Jehová y el cuerpo elegante y desnudo del primer hombre. En contraste, la pintura creada por Harmonia Rosales muestra a Dios como una mujer negra y crea la ilusión de los cielos como una matriz que Dios, una mujer negra. está dando a luz a Adán para mostrar fortaleza y empoderamiento.

La cosecha

En su serie del 2018 “La nueva conciencia mundial” explora la dualidad entre La Virgen María y Eva como punto de partida en la deconstrucción de una narrativa ideológica dominante arraigada en las concepciones eurocéntricas de belleza y superioridad.

La nueva conciencia mundial (2018) 

Durante el período de “colonización cristiana”, las mujeres se clasificaron en dos categorías distintas; La Virgen María y Eva. La Virgen María es una mujer que ha sido colocada en un pedestal tan alto que es imposible de emular. En el patriarcado, ella es en una palabra, ideal, la mujer que ninguna mujer moderna en nuestra sociedad podría llegar a ser.

Por otra parte Eva representa la mujer que se atreve a cuestionar, a desafiar; La mujer a la que fue expulsada del Jardín del Edén como resultado de su no conformidad. Ambas mujeres han sido juzgadas por los estándares masculinos de aceptabilidad y respetabilidad. Reverenciado, o vilipendiado. Elogiado, o condenado.

Pero la obra de Harmonía Rosales no se compone sólo por la reivindicación y la subversión de las imágenes sagradas. Su trabajo también se extiendo a otros apartados donde su visión como artista sigue siendo muy crítica, podemos encontrar representaciones de  mujeres con albinismo (malditas en algunas culturas), una bondadosa domadora de leones; el dolor en los ojos de una niña musulmana cuyo país ha sido devastado por la guerra o a una drag queen en pleno rito de maquillaje, creando narrativas audaces y coloridas donde el tono de la piel enriquece la obra y nuestra conciencia.

https://www.harmoniarosales.com/