Nació en Tarrasa (Barcelona) en 1946. Comenzó sus estudios de Bellas Artes en Barcelona, pero pronto los abandonó para formarse en cinematografía en la Sala Aixelà de Barcelona y más tarde diseño en el escuela Herramienta con Cirici, Albert Ràfols Casamada y Josep Maria Carandell.

En su estancia en Milán colaboró con el estudio de diseño para Olivetti, en un momento en que los artistas investigaban nuevos medios, Eulàlia se decidió por el trabajo artístico con las iconografías de contenido crítico muy político, con esa idea concibió su primera serie de obras “Etnografías”.

Comenzó sus trabajos a partir del collage, utilizando fotografías extraídas de la prensa escrita y cuestionando la información transmitida a través de los medios de comunicación. la consolidación del poder, del triunfo y del fracaso, la producción desenfrenada y el consumo. La yuxtaposición de imágenes capta una representación condensada de excesos, tópicos y contradicciones de la sociedad de principios de los años 70, tal como fueron presentados y trivializados por la prensa.

De dia i de nit (Etnografia) (1973)

Precisamente a principios de los setenta realizó una serie de telas emulsionadas, serigrafías, libros, carteles, intervenciones en revistas, películas y montajes fotográficos con los que siguió desarrollando el discurso muy crítico. Desde entonces, ahonda en temas como la desigualdad social que se hace evidente en las diferentes tipos de viviendas y hábitos domésticos y en la forma en que se aplica la justicia.

Su obra reflexiona también sobre el sistema económico y social capitalista, sobre cómo se perpetúa a través de los sistemas de control y de mantenimiento del orden público que se ejerce en la escuela, la familia, la prensa o la televisión. Constituye una reflexión de carácter ético sobre ciertos elementos perniciosos característicos de nuestra sociedad.

Grau no se dedicó exclusivamente al collage, en 1978, junto a sus colegas Francesc Abad y Antoni Miralda, realizó una de sus intervenciones más recordadas: una instalación en el Monumento a los Caídos de Tarrasa. En esa obra, compuesta por una serie de fotografías del monumento a gran escala y un audiovisual, invitaban al público a expresar sus puntos de vista y opiniones. En 1982 eligió como tema de discusión la vida carcelaria con el proyecto “Prisioneros y vigilantes están enjaulados” y en 1983 apuntó al valor que esta sociedad le da a la muerte.

Entre los años 1984 y 1990 vivió en Berlín donde, siguió trabajando el collage con conceptos como la soledad, la incomprensión y la desesperación, pero las obras de la catalana siempre contienen una chispa de esperanza. En el año 1991, después de especializarse en estudios sobre China y la cultura oriental, vivió durante unos años en Pekín.

Desde el año 2000, Eulàlia trabaja con las nuevas tecnologías gráficas informáticas como Photoshop, según ella misma ha comentado Un programa que cambiará la historia del collage y que nos permiten hacer lo que queremos.

De su amplia trayectoria expositiva, cabe destacar la realizada en el 2013 en el MACBA de Barcelona y su obra forma parte de la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, entre otras muchas.

El arte y el activismo de Eulàlia Grau llegan al MACBA Interior de un avión (1973)

A medio camino entre la artista de vanguardia y el artivismo, Eulàlia Grau está considerada como una de las voces más reivindicativas de su generación. Una artista pionera en el desarrollo del arte feminista en España y siempre desde esa perspectiva, realiza obras de carácter muy reivindicativo que analiza la discriminación de la mujer en la sociedad del momento. La alienación femenina confinada a la esfera doméstica, en el matrimonio y en la sexualidad, también hace hincapié en la dictadura de la publicidad que impone cuerpos idealizados.

 

https://www.eulaliagrau.com/

https://es.wikipedia.org/wiki/Eul%C3%A0lia_Grau