Nació en París (Francia) en 1953. Hija del oncólogo y coleccionista de arte Robert Calle, nunca fue a ninguna escuela de arte y después de completar sus estudios, marchó a recorrer el mundo durante siete años.

A su regreso a la capital francesa en 1979, Calle tenía una amplia experiencia en fotografía que había adquirido de forma autodidacta. Sus primeros proyectos se centraron en retratar la ciudad que, con el paso del tiempo, se había convertido en un terreno extraño para la artista. Por ello, comenzó a fotografiar recorridos urbanos, en los que primaba el azar y su identificación personal con diversos rincones de París, conformando así lo que podríamos denominar una “cartografía sentimental” en la que Calle redescubrió su ciudad natal.

En 1979 comenzó un nuevo proyecto que tituló “The Sleepers” (“Dormilones”). Para ello, la artista invitó a su casa a decenas de amigos y amigas, incluso desconocidos, y les invitó a ser retratados mientras dormían en su cama. La experiencia no se limitó al empleo de la fotografía como elemento documental; la artista entrevistaba, después de cada sesión, a sus modelos y les preguntaba sobre sus hábitos de conducta y los sueños recurrentes que experimentaban.

A partir de esta primera exposición, los trabajos de Calle siguieron una línea de identidad creativa que se fundamenta sobre todo en su interés, que linda con el vouyerismo, de retratar personas desconocidas y documentar sus itinerarios diarios, sus costumbres y su vida privada. Buen ejemplo de ello es su serie “Suite Venetienne” (Suite Veneciana) de 1980, que fue editada en forma de libro en 1983. La serie consistió en documentar fotográficamente la estancia en Venecia de un desconocido (Henri B.) que le fue presentado en la inauguración de una de sus exposiciones y le comunicó que al día siguiente emprendía un viaje a la ciudad de los canales. Este interés en la penetración de la vida privada se manifestó también en su siguiente serie: “L’Hotel” (Hotel) 1981.

Resultado de imagen de "sophie calle" The SleepersThe Sleepers (1979)

Cuando finalizó la persecución de Henri B., Sophie solicitó trabajo como camarera en un hotel veneciano. Ello le permitió acceso a todas las habitaciones del hotel de las que dejó constancia fotográfica, retratando con su objetivo las pertenencias de los huéspedes. Para su siguiente serie titulada “The Shadow” (La Sombra) de 1981, la fotógrafa contó con la colaboración de un detective privado y un amigo de la artistas. Éste se encargó de contratar al detective para que siguiera los pasos de Calle y a la vez comprobar como realizaba su trabajo. Volvemos a encontrar en esta obra una constante en la producción artística de Sophie Calle: el individuo anónimo que se ve espiado por alguien que a su vez es controlado por alguien cercano a la artista.

Estas series de trabajos le proporcionaron cierta fama en los círculos artísticos de Francia hasta el punto de que el periódico “Libération” le propuso colaborar con una serie de artículos.

Tras su matrimonio en 1992 con Greg Shepard, trabajó en la serie de fotografías titulada “The Husband” (El marido) cuenta su efímero matrimonio con el escritor norteamericano, desde el “ritual totalmente inútil” de la boda y el viaje de luna de miel, hasta su prematura separación. Ese año inició también su fructífera colaboración con el escritor norteamericano Paul Auster; que interesado por el trabajo y la personalidad de la francesa la incluyó como personaje de su novela Leviatan (1992).

Imagen relacionadaCuídese mucho (2007)

“Cuídese mucho” del 2007, nació de un email de ruptura con una pareja posterior a su matrimonio, que ella llamó G. y que tuvo la infeliz idea de acabar la relación con la recomendación Cuídate mucho que la artista no acabó de entender (o no quiso hacerlo). Hasta el punto de que invitó a 107 mujeres para que interpretaran, comentaran, representaran, bailaran, cantaran, disecaran o agotaran, el mensaje en sus respectivas claves. En la lista, había una juez, una comisaria de policía, una psiquiatra, una vidente, una niña y, cómo no, la madre de la artista. No faltaron las aportaciones de actrices como Victoria Abril, Jeanne Moreau, María de Medeiros o la cantante Christina Rosenvinge. Sophie Calle declaró en su momento no tener claro si sus intenciones fueron exactamente feministas: Es verdad que en el caso de “Cuídate” solo llamé a mujeres, pero es algo que me salió de manera natural. Normalmente, a mis exposiciones suelen acudir más mujeres y recibo muchos mails de ellas en los que me explican lo mucho que les ayudaron. Lo que he intentado es convertir mi vida en un acto poético.

Actualmente vive y trabaja en París, y es a día de hoy la más célebre de las artistas conceptuales francesas. Representó a su país en la 52a edición de la Bienal de Venecia del 2007, su obra ha sido vista en los mejores museos y forma parte de importantes colecciones.

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=calle-sophie