Carmen Lamas Pérez, conocida como Menchu Lamas nació en Vigo (Pontevedra) en 1954. En su entrevista con La Voz de Galicia comenta “Soy bastante rebelde, mis padres emigraron a Venezuela y me llevaron con ellos. Cuando volví, con 8 años, la adaptación fue bastante dura. Por eso vine un poco salvaje”.

Estudió Diseño Gráfico en la Institución Artística de Enseñanza (IADE) de Madrid. En su etapa en la capital mantuvo una estrecha relación con otros gallegos que estaban también estudiando allí y con los que mantuvo gran una inquietud cultural, formando parte activa de “la movida madrileña”.

Inició su trayectoria en el Colectivo da Imaxe, con Carlos Berride, Antón Patiño y Jorge Agra, debutando con una exposición colectiva en la Plaza de la Princesa de Vigo en 1974. Entró en contacto con el grupo poético Rompente, con el que colaboró en dos libros de poemas. Fue fundadora del colectivo Atlántica en 1980 con Antón Patiño -con quien se casó-, Ánxel Huete, Guillerme Monroy y Román Pereiro, que marcaron la irrupción de la nueva generación de artistas de Galicia y la renovación estética, el atlantismo configuró todo un movimiento estético y actuó de revulsivo. Atlántica no pretendía ser un movimiento exclusivamente artístico; sus representantes se definían como “grupo humano” que cuestionaba las limitaciones artísticas.

1029_kul_lamasExposición “Colores nómadas” en Artium (2018)

En los años 80 participó en algunas de las muestras colectivas más importantes del arte español contemporáneo. Su obra ha evolucionado desde una primigenia iconografía de raíz autóctona y fuerte cromatismo a una sintetización que dota a la superficie pictórica de un orden constructivo al que se ajustan formas o siluetas a manera de signos, emparentadas con culturas exóticas y primitivas, que utiliza para reflexionar sobre ellas y llegar a una síntesis inquietante. En ocasiones se acerca a un neo realismo escueto, anegando de signos sus cuadros, en tonos ocres, sienas y negros, en ellos una silueta se inscribe en un muro, prácticamente monocromo, y se acompaña de geometrismos e imaginarios logotipos.

Se encuadra a Menchu en el expresionismo sinóptico, utiliza gamas neutras, en las que destaca una mancha caliente. Evidentemente, hay ascendencia en Picasso y en los modos germanos cultivados a partir de los años cincuenta. Suele trabajar grandes formatos, en los que la pincelada es realmente brochazo, de una torpeza deliberada y aparente. Las imágenes de culturas exóticas y primitivas, desde el negrismo a Australia,

Por otra parte, en su relato discursivo apela al papel de la mirada de las mujeres en el mundo de las artes, donde, según ella misma manifestó “seguimos luchando” para romper el techo de cristal”. Su gran exposición “Colores Nómadas” ha sido vista en Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, con una muestra integrada por obras de reciente creación, con más de treinta obras, compuesta por piezas individuales de gran formato, polípticos y puzles  que configuron un universo simbólico en el que el color fue el protagonista.

O Pescador (1983) Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Ha realizado múltiples exposiciones individuales en España, Alemania, Italia y Marruecos y participado en diversas muestras colectivas en distintos países y sus obras están presentes en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, el Museo Patio Herreriano de Valladolid, el Museo Reina Sofía en Madrid, y en colecciones como la Colección Abanca, colección La Caixa de Arte Contemporáneo y la colección AFundación.

Mechu Lamas es miembro de la Real Academia Gallega de Bellas Artes a Sección de Pintura y Grabado, y probablemente la artista joven gallega de mayor proyección internacional, en el 2018 su pintura O pescador (El pescador) de 1983 formó parte de la exposición” El poder del arte”, organizada con motivo del 40 aniversario de la Constitución española, las obras procedentes del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía se ubicaron en las sedes del Congreso de los Diputados y del Senado

https://www.afundacion.org/es/coleccion/autor/lamas_perez_carmen