Berenice Abbott

Nació en 1898 en Springfield, Ohio (Estados Unidos) fue hija de padres divorciados y criada en exclusiva por su madre, ​ estudió en la Universidad estatal de Ohio. A los 18 años se mudó al barrio de Greenwich Village de Nueva York, donde conoció e hizo amistad con la escritora Djuna Barnes, la artista multicisciplinar Elsa von Freytag-Loringhoven, la poeta Edna St. Vincent Millay, y Margaret Anderson y Jane Heap, ambas editoras de la revista Litlle Review.

Entre 1919 y 1921, para mantenerse económicamente mientras estudiaba escultura, trabajó como modelo de artistas; posó para los fotógrafos Nikolas Muray y Man Ray. Ese último año se instaló en París y más tarde en Berlín, donde continuó sus estudios de escultura y siguió trabajando como modelo. Entre 1923 y 1926 fue asistente de Man Ray, quien también se había mudado a Europa y empezó a interesarse por la fotografía. Instaló su propio estudio y comenzó haciendo retratos de personajes del mundo de la cultura y el arte, tanto franceses como americanos expatriados. Hizo su primera exposición personal en la galería Le Sacre du Printemps de París en 1926.

Yo me lancé a la fotografía como un pato al agua, tanto así que nunca más quise hacer otra cosa

Al conocer la obra de Eugène Atget, quedó fascinada por lo que llamaba su “realismo sin adorno”. A la muerte del fotógrafo, el gobierno francés adquirió gran parte del archivo de Atget, pero Abbott pudo comprar otra parte. A partir de ese momento, comenzó a trabajar en la promoción de su obra. Uno de los resultados de ese esfuerzo fue el libro de 1930 “Atget, fotógrafo de París” del cual fue editora. Le siguieron, más adelante “Visión de París” de 1963 y “El mundo de Atget” de 1964. Estas publicaciones, además de los ensayos que escribió, fueron fundamentales para que el francés adquiriera reconocimiento internacional.

De vuelta a Nueva York, durante los años 1930 fotografió sus barrios, cultura urbana diaria y arquitectura en vías de transformación antes de que fueran desapareciendo debajo de nuevas construcciones y de la remodelación que estaba ocurriendo en la ciudad. En esta etapa comenzó a convivir con Elizabeth McCausland, crítica de arte, historiadora y escritora, que fue un gran apoyo en su carrera, con quien vivió hasta su muerte que ocurrió en 1965 y que supuso un gran cambio de su enfoque artístico.

Edificio de La Bolsa de Nueva York (1933)

trabajó de forma independiente durante seis años, no pudo encontrar apoyo económico por parte de ninguna organización. Pero fascinada por lo que encontró se dedicó a recorrer la costa este del país en 1954, haciendo 6.500 kilómetros. El resultado fue una colección de 2.400 fotos que llamó “la escena americana”: tiendas, salones de baile, celebraciones… Se pudo mantener económicamente dando clases de fotografía entre los años 1934 y 1958.

Más tarde logró participar en el Proyecto Artístico Federal (Federal Art Project o FAP, en inglés), un programa del gobierno en tiempos de la Gran Depresión destinado a artistas y trabajadores desempleados de áreas de publicidad, diseño gráfico, ilustración, fotografía y edición. Se convirtió en supervisora del proyecto y pudo contar con la colaboración de asistentes para continuar con el trabajo monumental que había emprendido, precisamente el proyecto que se había rechazado anteriormente. El resultado fue el libro “Changing New York” de 1939, una recopilación de sus fotografías. Mientras duró el proyecto, se hicieron exposiciones de las fotografías de Abbott en Nueva York y otras ciudades, y cuando finalizó, el FAP se distribuyeron paquetes con imágenes seleccionadas que fueron enviadas a escuelas, bibliotecas y otras instituciones públicas.

Existe una faceta inventora de Berenice Abbott, ya que desarrolló un proceso de iluminación especial que llamó “fotografía con imágenes proyectadas” e inventó y patentó equipamiento fotográfico entre los que se cuentan la fabricación de varias cámaras de su patente, una de ellas la llamada Candid-Camera. Gracias a esos avances, pudo colaborar en un proyecto de fotografías científicas.

En septiembre de 1944, la revista Science Illustrated la contrató como encargada de fotografía y un año después su fotografía Pompas de Jabón fue publicada en la revista, convirtiéndose en una de las más famosas de la Historia.

Vista nocturna de Nueva York (1932)

Abbott fue una fotógrafa que supo crecer ante la adversidad, documentó su época a la perfección leyendo los mensajes visuales que encontraba a su alrededor, aprendió a interpretar aquellos signos visibles como la documentación que muestra un escaparate o encontrar imágenes de connotación surrealista, leyó visualmente las construcciones mercantiles que le ofrecía la ciudad. Fue honesta a sí misma en su forma de mirar la vida y mostrarla a los demás, de esa manera nos enseñó a todos que no existe un medio más creativo que la fotografía para recrear el mundo actual.

Falleció en 1991 a la edad de 93 años.

https://es.wikipedia.org/wiki/Berenice_Abbott