María Helena de Castro Neves de Almeida nació en Lisboa en 1934, y se crió en un ambiente artístico ya que su padre era el escultor Leopoldo de Almeida, siempre dispuesta a aprender trabajó como ayudante y modelo en su estudio de su padre. En 1955 se licenció en estudios de pintura en la Escola Superior de Belas Artes de Lisboa.

Unos años más tarde fue becada y se trasladó a París, en la capital francesa contactó con todos los movimientos que circulaban, pero no se quedó con ninguno, pero sentaron la información suficiente para configurar su propio estilo.

Realizó su primera exposición individua en la Galería Buchholz de Lisboa, donde ya aportó sus pinturas tridimensionales. Era la época en la que comenzaron a desarrollarse los movimientos Body Art y Performance. Una de sus primeras ideas desarrolladas fue poder entrar literalmente en el cuadro, algo así como vestirse con su tela”.

Se casó con el arquitecto y escultor Artur Rosa con el que tuvo una hija que actualmente también realiza trabajos artísticos con el nombre de Joana Rosa. En muchos de sus proyectos pudo contar con la colaboración de su marido, especialmente como asistente en sus sesiones fotográficas.

Pienso y proyecto. Y como tal tiene que ayudarme alguien muy cercano a mí.

Resultado de imagen de ”Study for Inner Improvement”Study for Inner Improvement” de (1977)

A partir de 1975 trabajó integrando diversas disciplinas artísticas: fotografía, pintura y diseño, una práctica artística propia y original, mediante lo que podría considerarse como autorretrato, pero que ella nunca reconoció como tal. Helena apareció prácticamente en todas las obras que realizó a lo largo de sus cuarenta años de carrera.

En su obra ”Study for Inner Improvement” de 1977, utilizó un tono particular de azul que es muy similar al registrado por Yves Klein, se trata de una secuencia de fotografías en las que aparece como si estuviera comiendo pintura azul, denunciando el uso de las mujeres como si objetos se tratara en las obras de ese artista. ”Study for Inner Improvement” representa un acto de liberación, no solo para las mujeres, también para los artistas de todo el mundo y no solo como liberación física, sino también como emancipación psicológica. Cabe destacar además que Helena creció y se educó bajo el gobierno del dictador portugués Antonio Salazar.

Artwork by Helena Almeida, Tela Habitada (detalhe), Made of Black and white photographic proof

En otros proyectos, realizó fotografías en las que posaba y posteriormente manipulaba pintando, añadiendo objetos tridimensionales, acompañándolas de grabaciones sonoras o de vídeo, colocando su cuerpo como el tema de su trabajo. En “Corpus”, la exposición realizada en el IVAM de Valencia en el 2017, tal y como sugiere el título, Almeida plasmó movimientos coreografiados en diálogo con objetos simples y cotidianos.

Tela Habitada (detalle) (1976)

Helena Almeida realizó  numerosas exposiciones por todo el mundo y representó a su país en la Bienal de São Paulo de 1979, las Bienal de Venecia de los años 1982 y 2005 y en la de Sidney  del 2004. También obtuvo diversos premios como 1º Premio de Desenho, Coimbra, 1969; Premio de la 11ª Bienal de Tokio; Premio da Bienal de Vila Nova de Cerveira, 1984; Premio de la Fundación Calouste Gulbenkian, 1984; entre otros muchos y su obra se encuentra en grandes colecciones privadas y públicas, entre ellas en la del Museo Reina Sofía.

Recientemente fallecida, Almeida fue una de las artistas más importantes que trabajaron en Europa durante los años 70 y 80. Su obsesión fue siempre romper los límites del arte y del artista, ir siempre más allá para liberar el color en el espacio tridimensional.