Pamen Pereira, nació en Ferrol (La Coruña) en 1963. Valenciana de adopción, se licenció en Bellas Artes en la Universidad Politécnica de esa ciudad, que es en la que reside actualmente. Desarrolla sus procesos de trabajo mediante la manipulación de materiales maleables: lo leve, lo aparentemente efímero, la huella, el humo, el reflejo, el eco, la sombra o lo inmaterial.

Es una artista multidisciplinar que utiliza indistintamente el dibujo, la pintura, la escultura y la instalación; en ocasiones, también la fotografía, el vídeo y cualquier otro medio o materia útil susceptible de transformación. El trabajo de Pereira se caracteriza por recrear el entorno cotidiano, en el que nacen las emociones, también presta especial atención a los viajes, las metáforas, circunstancias en las que se unen realidad y fantasía. En algunas utiliza elementos alimenticios, como materia orgánica en estado de transformación, para crear dualidades y armonizar los opuestos. Con todo ello, persigue con su obra la unidad entre la materia y el espíritu, y dando especial importancia del proceso creativo.

En el año 1996 recibió la beca de creación artística en el extranjero del Museo de Arte Contemporáneo de Unión FENOSA (MACUF), con la que residió en Japón entre los años 1996 y 1997. Desde entonces es una habitual practicante de la filosofía Zen, que según ella misma ha comentado le enseña a estar atento por dentro y por fuera, estimula y desarrolla la intuición y la conciencia de lo absoluto, por lo que su obra puede definirse como poética, simbolista e intuitiva. Su proceso de creación, generalmente fundido con su experiencia vital, está estrechamente vinculado a la naturaleza, de donde extrae la mayor parte de sus imágenes.

Exposición “Tiempo Imaginario” en Artur Ramon Art (Barcelona) 2017

Cuando prestamos suficiente atención, la fuerza de lo presente nos eleva más allá de nuestra propia contingencia y cualquier elemento por cotidiano que sea puede ser “metamorforseado” en objeto poético o ritual. En este sentido me gusta decir que mi trabajo es como el de una chamán que proporciona alimento espiritual o poético o un alquimista que juega con arcanos vitales. Creo que la práctica artística debe mover energía. En realidad, la vida es mi gabinete de trabajo y soy muy consciente de cómo un pequeño gesto puede dar vida a la materia, y cómo una emoción puede alterar incluso un código genético.

En 1993 fue seleccionada, junto con Richard Serra, Cristina Iglesias, John Baldessari y Hannah Collins, entre otros, para el XIII Salón de los 16, exposición que fue celebrada en el Palacio de Velázquez de Madrid y más tarde en el Auditorio de Galicia de Santiago de Compostela.

Sus obras tienen siempre un claro carácter íntimo, pero son sus pájaros los que componen el espacio más interesante de sus instalaciones e intervenciones artísticas, la mayoría realizadas “site specific” para lugares, tanto públicos como privados, en los que se podría pensarse que la artista los ha elegido por tener especiales dificultades, pero que les sabe dar resultados verdaderamente asombrosos. El reto que supone el espacio suma interés al carácter social y al compromiso de Pamen para convertir sus trabajos en imágenes poéticas. Existen intervenciones artísticas de Pereira en el Hospital de Denia (Alicante), en el Hotel Empordà Golf de Girona y en el Hotel Bécquer de Sevilla, en otros.

Instalación en “Un sólo sabor” en el Centro Cultural Torrente Ballester en Ferrol (La Coruña) 2003

De todas sus interesantísimas propuestas destaca la titulada “La mujer de piedra se levanta y baila” que es un proyecto expositivo desarrollado en la galería Trinta de Santiago de Compostela con motivo de la celebración de treinta años de actividad de la sala y que también fue vista en el 2016 una magnífica exposición en el MUSAC de León, y más tarde en la Sala Amós Salvador, de Logroño, en ella la artista indaga en el rol de la mujer en el mundo: lo íntimo, lo autobiográfico, el cuerpo como elemento de aprendizaje; también sobre  la tierra, la ecología y el medio ambiente. En el proyecto se pudo disfrutar de una selección de trabajos realizados por Pereira desde 1990 hasta la fecha de la exposición, entre las que destaca la que da nombre a la exposición “La mujer de piedra se levanta y baila”. Se trata del más personal de sus proyectos, para cuyo montaje fuer necesario un largo y complejo proceso de instalación física, pero de resultado fue realmente espectacular.

Antes de su regreso de Japón, la obra de Pamen ya estuvo presente en galerías españolas e internacionales. Más tarde su trabajo ya se podía ver en museos y espacios dedicados al arte contemporáneo de distintas países, como el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), el Museo de Bellas Artes de Caracas en Caracas (Venezuela), el Palacio de la Ópera de El Cairo y la Bibliotheca Alexandrina Arts Center en Alejandría (ambos en Egipto), Palacio del Senado en Madrid, el Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires (Argentina) o el Museo Nacional de Artes Visuales en Montevideo (Uruguay) entre otros muchos.

También ha participado en bienales y ferias nacionales e internacionales como ARCO Madrid, Arte Santander, ESTE ARTE International Contemporary Art Fair (Uruguay), Drawing room (Madrid), Art Madrid, Art Chicago, Art Cologne, Art Nagoya (Japón) y Art Basel (Suiza). Su trabajo forma parte de numerosas colecciones públicas y privadas, y su obra está ampliamente catalogada.

Son innumerables los viajes que ha realizado y expuesto por todo el mundo, desde Irán hasta Argentina, pasando por Egipto. Desde el 2007 participa y colabora con ARTIFARITI (encuentro de las prácticas artísticas en defensa de los derechos humanos) en el Sahara Occidental y como docente, realiza charlas y talleres en diversas universidades y espacios culturales

https://www.youtube.com/watch?v=ExkItkh6lNY