Nació en Ciudad de México en 1971 y realizó estudios en Barcelona, en Boston y en la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Entré al mundo del arte a través de la pintura, pero muy pronto descubrí que lo que verdaderamente me interesaba era trabajar con el/mi cuerpo, sus inscripciones por un lado y con la comunicación no mediada hacia el público, por el otro. Fue así como llegué al performance”

Desde hace más de veinte años, el trabajo de la artista se ubica en el ámbito del activismo cultural. Empezó a principios de los noventa, época en la que la performance empezaba a tener valor, tanto como una legitimación institucional, como para el reconocimiento general. Wolffer fue co-fundadora y directora del Ex-Teresa Arte Alternativo del Instituto Nacional de Bellas Artes, asesora de la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México entre el 2004 y el 2007, y coordinadora académica de “Arte, cultura y justicia: representaciones y performatividades alternas”, que abarca el Programa Universitario de Estudios de Género de la Universidad Nacional de México, ha sido integrante del Consejo de Cultura de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, del Consejo Consultivo del Museo de Mujeres Artistas Mexicanas y del Comité de Artes de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Por su especial sensibilidad y compromiso trabaja exclusivamente a favor de los derechos de las mujeres, poniendo voz en el arte para concienciar sobre la situación real de su país, por lo que denuncia la violencia de género, los estereotipos femeninos y los prejuicios sociales.

Territorio Mexicano (1997)

Como promotora independiente de arte contemporáneo ha organizado exposiciones y eventos, creado y dirigido programas de televisión y radio culturales. De manera paralela ha impartido cursos, talleres y diplomaturas de arte en decenas de universidades, museos y espacios artísticos, y ha impartido conferencias tanto a nivel nacional como internacional. Sus escritos han sido publicados en revistas culturales, periódicos y libros. Desde la creación de intervenciones culturales ha trabajado con diversas comunidades de mujeres para la elaboración de nuevos modelos pedagógicos y para el desarrollo colectivo del conocimiento basados en el respeto y la equidad de géneros.

En su propia obra, la artista aborda las voces de las mujeres, propone un escenario para escucharlas y encuentra ese lugar donde instalar las representaciones y las narrativas de las personas que habitualmente son invisibles.

Muros de Réplica (2008)

Por citar solamente tres de sus propuestas, en 1997 Lorena Wolffer presentó una performance denominada “Territorio Mexicano”, en ella se presentó desnuda, atada de pies y manos en una cama quirúrgica, mientras una gota de sangre goteaba de una bolsa de transfusión cada segundo sobre su vientre a lo largo de seis largas horas. Su cuerpo, se fue convirtiendo en una metáfora de la situación del territorio mexicano, tal como y declaraba el título, puso el foco sobre la situación de una gran mayoría de personas ante la crisis económica y social del país.

Esta “auto-tortura” en la cual mi cuerpo fungía metafóricamente como el territorio mexicano fue un comentario sobre la pasividad e indefensión de los mexicanos tras la crisis de 1994. La obra estaba basada en imágenes asociadas a experiencias sexuales extremas que la convertían a la vez atractiva y repulsiva.

En su Acción del 2008 “Muros de Réplica” se acoge al derecho de réplica que establece la legislación mexicana y durante un periodo de cuatro horas, decenas de mujeres pudieron dejar constancia escrita de las palabras que habría querido dirigir a sus agresores, mientras cientos de traseuntes las pudieron leer.

Los muros físicos se montaron junto a la gran bandera que ondeando en el espacio central de la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, con la frase Soy mujer y he sido víctima de violencia por parte de un hombre. Éste es mi nombre y esto es lo que tengo que decirle a mi agresor”.

Afectxs ciudadanxs (2016)

Uno de sus proyectos más recientes es el titulado “Afectxs ciudadanxs” que pudo ser visto en el marco del 2º Festival de Arte Contemporáneo de Acapulco. Comprende la producción de intervenciones culturales participativas enfocadas en las emociones y los afectos que cruzan, regulan y definen a las mujeres y a los cuerpos no-normativos en su interacción con los poderes que los circundan y legislan. Son auténticos testimonios: las palabras exactas que niñas, jóvenes, mujeres y hombres eligieron para describir sus sentimientos, sensaciones y afectos al transitar por la ciudad de día y de noche, en barrios y colonias tanto propias como ajenas, en sus relaciones cotidianas con personas cercanas y también desconocidas.

Cada testimonio dibuja un singular mapa sobre las formas en las que la realidad acapulqueña impacta, atraviesa y transforma a sus habitantes.

Lorena Wolffer ha sido distinguida con el Artraker Award for Social Impact (Inglaterra, 2014), Commended Artist por Freedom to Create (Singapur, 2011) y la Medalla Omecíhuatl otorgada por Inumjeres DF (Ciudad de México, 2011), entre otras becas y reconocimientos.

http://www.lorenawolffer.net