carmen-calvoHija de emigrantes castellanos, nació en 1950 en Valencia. Estudió Publicidad antes de ingresar en la Escuela de Artes y Oficios y posteriormente en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos, estudios que no llegó a terminar, según ella misma cuenta, por falta de interés. Comenzó a desarrollar su carrera artística entre Madrid y París.

En 1992 volvió a Valencia donde su actividad artística y creativa adquirió su verdadera dimensión. Su creatividad al reinterpretar imágenes fotográficas y objetos la llevó en 1997 a la Bienal de Venecia en un espacio compartido con el poeta catalán Joan Brossa representando a España, l con una instalación que se recuperó para la gran retrospectiva que le organizó el Centro de Arte Tomás y Valiente de Fuenlabrada (Madrid). Su presencia en la Bienal le sirvió para que su carrera artística fuera conocida internacionalmente.

Desde 1998 no ha dejado de trabajar con retratos. Utiliza fotografías fechadas entre 1940 y 1960 que le permiten crear una nueva realidad a partir de otra preexistente. Son imágenes anónimas convertidas en temas y preocupaciones actuales. No es un tributo a la memoria, sino un ejercicio de presente y de futuro. En sus últimos trabajos ha intervenido pictóricamente en fotografías de grupo o individuales, algunas de niños, sobre las que vierte trazos de color o inserta objetos formando sus personalísimos collages, en otras actúa sobre partituras musicales y  páginas literarias, pero siempre escoge aquello que le gusta para darle una segunda vida, trasformando la pieza original en un nuevo argumento con los personajes anteriores, marcando un claro desafío al tiempo. Calvo nos hace regresar una y otra vez a una infancia plural e imaginaria marcando lugares que nos dirigen a experiencias compartidas.

Carmen Calvo constituye un claro exponente de la renovación cultural española de las últimas décadas y su presencia en galerías y museos es constante, aunque también destaca por su trabajo en la realización de intervenciones, en algunos casos con carácter permanente, en edificios públicos. La formación clásica que posee se puede apreciar incluso en sus obras y composiciones más vanguardistas. De su personalidad creadora se ha afirmado que cuenta con unas raíces estilísticas y conceptuales que evocan algunas propuestas artísticas como la abstracción informalista, el arte povera y ciertas influencias del pop-art. Es una de las creadoras españolas más respetadas de las últimas tres décadas, teniendo especial importancia su denuncia por medio del arte de la violencia en la sociedad, fijando su crítica mirada en iconos de la cultura popular y en sus raíces ancestrales como respuesta a los desafíos de la globalización, pero a parte más destacables de su obra es la que reivindica el papel de la mujer en el mundo y lo hace con especial énfasis en la mujer artista “Yo he sido una de las mujeres que han destacado en este oficio. Mujeres, por cierto, que hay muchas y muy pocas consideradas como merecen. Hacia las más jóvenes afortunadamente hay otra postura porque ha existido un avance, pero falta mucho por igualar también en este campo. Y eso que yo no me puedo quejar”.

Ha obtenido numerosas becas y premios, y su obra se ha podido ven en retrospectivas en el IVAM y en el Palacio de Velázquez de Madrid. El Reina Sofía posee seis obras suyas, aunque no está incluida en la colección permanente del museo. En el 2013 fue galardonada con el Premio Nacional de las Artes Plásticas, en palabras del Jurado:

“Por su trayectoria profesional, por el carácter híbrido de su creación, su búsqueda constante de diversos medios de expresión, y el variado uso de materiales y técnicas. Por su investigación sobre el papel de la imagen en la construcción de la identidad subjetiva e histórica, así como por su reflexión sobre la memoria que impregna los objetos que conforman su obra”.

Y en el 2014 fue nombrada Académica de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia.

http://www.carmencalvo.es/